AP

La primera ministra Theresa May dijo que la votación aplazada en el Parlamento sobre el acuerdo del Brexit entre su gobierno y la Unión Europea se llevará a cabo el 14 de enero, más de un mes después…

La primera ministra Theresa May dijo que la votación aplazada en el Parlamento sobre el acuerdo del Brexit entre su gobierno y la Unión Europea se llevará a cabo el 14 de enero, más de un mes después de la fecha original y sólo 10 semanas antes de que Gran Bretaña debe salir de la UE.

Tras el anuncio, el líder del principal partido de oposición de Gran Bretaña solicitó una moción de censura para May, una importante medida simbólica de rechazo.

Incluso cuando May insistía que podría rescatar su impopular acuerdo de divorcio, aumentaba la presión a favor de que se tomaran medidas enérgicas _un nuevo referendo o una votación entre legisladores_ para encontrar una forma de salir del impasse político sobre el Brexit y evitar dañar la economía con una caótica salida de la UE en marzo sin un acuerdo.

El gobierno británico y la UE lograron un acuerdo el mes pasado, pero May aplazó la votación parlamentaria de la semana pasada cuya intención era ratificar el acuerdo cuando se hizo evidente que éste sería rechazado de forma apabullante.

May intentó lograr ajustes con la UE para convencer a los legisladores escépticos, pero fue rechazada por el bloque en una cumbre en Bruselas la semana pasada. La autoridad de May también se vio afectada tras una moción de censura de su propio partido el miércoles, en donde más de una tercera parte de los legisladores del Partido Conservador votaron en su contra.

Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista, pidió que se llevara a cabo la votación después de que May anunciara que el parlamento no votaría para el acuerdo de divorcio sino hasta la semana del 14 de enero.

De salir derrotada, aumentaría la presión de la premier. Pero, a diferencia de una moción de censura del gobierno, una votación a May como individuo no tiene el poder de derrocar al gobierno y forzar una elección.

May dijo el lunes a los legisladores de la Cámara de los Comunes que retomaría el debate sobre el acuerdo cuando el Parlamento regrese tras las fiestas navideñas la semana del 7 de enero, con la votación programada una semana después.

“Sé que no es el acuerdo perfecto para todos”, dijo May. “Es un acuerdo de compromiso. Pero si permitimos que lo perfecto sea enemigo de lo bueno, entonces todos corremos el riesgo de dejar la UE sin acuerdo”.

Un número creciente de políticos de todo el espectro político cree que un nuevo referendo es la única forma de superar el impasse político por el Brexit.

Sin embargo, May dijo a los legisladores que organizar otro referendo pisotearía la decisión de los votantes de 2016 de salirse de la UE y “les diría a millones que confiaron en la democracia que nuestra democracia no cumple”.

Fuente: Actualidad

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *