El escritor es socio gerente de SV Health Investors

El Reino Unido tiene todo lo que necesita para ser una superpotencia en ciencias de la vida en el siglo XXI. Pero las presiones a corto plazo están desplazando las soluciones a largo plazo, desperdiciando esta importante oportunidad.

Pudimos vislumbrar el futuro con el anuncio de que el gobierno se está asociando con BioNTech para probar vacunas innovadoras contra el cáncer en el Reino Unido. Estas vacunas de ARNm, adaptadas al código genético de cada tumor, están diseñadas para aprovechar el sistema inmunitario de los pacientes. Este es un enfoque potencialmente revolucionario, que promete proteger a los pacientes contra el cáncer de la misma manera que las vacunas de ARNm protegen contra el covid-19 grave. También puede reducir los costos de atención, ya que se espera que la secuenciación del tumor y la vacunación sean mucho más económicas que los tratamientos de inmunoterapia existentes.

Esta colaboración entre científicos, la industria y el gobierno nació de la pandemia cuando fue el Reino Unido el que administró por primera vez la vacuna contra el covid más vendida de BioNTech, con sede en Alemania, en asociación con Pfizer.

Tuvimos otro vistazo de este posible futuro en 2021, cuando la empresa estadounidense Grail reclutó a 140.000 personas en Inglaterra para que se hicieran un análisis de sangre para detectar el cáncer antes y de forma más económica. Si ambos ensayos resultan exitosos, podrían cambiar todo el panorama de cómo se diagnostica y trata el cáncer, mejorando la calidad de millones de vidas y potencialmente ahorrando miles de millones al NHS.

El hecho de que estas dos empresas extranjeras hayan elegido el Reino Unido para ser pioneras en estas pruebas y tratamientos subraya nuestra reputación como destino para la innovación. Nuestro sector universitario es de clase mundial. El NHS tiene una capacidad única para reclutar miles de pacientes diversos para ensayos clínicos. Pero este futuro apasionante se ve comprometido por el presente. El Reino Unido está en una posición única para convertirse en líder mundial en una nueva era de medicina de precisión, pero la necesidad de hacer frente a las presiones actuales del costo de vida, la deuda y la inflación vertiginosa desplaza las medidas a largo plazo necesarias para apoyar la innovación.

A pesar de los sorprendentes éxitos de nuestras empresas de ciencias de la vida, el sector sigue siendo objeto de sospechas y malentendidos dentro de ciertas partes del gobierno. La reciente decisión de reducir los créditos fiscales de I+D para las pequeñas empresas innovadoras de alta tecnología es un ejemplo perfecto de este punto. Estos han jugado un papel importante en ayudar a que estas empresas prosperen aquí.

SV Health Investors ha creado docenas de estas empresas de ciencias de la vida a lo largo de los años. Como resultado directo de la decisión de los créditos fiscales, ahora están trasladando sus trabajos al extranjero y se están realizando menos ensayos clínicos en el Reino Unido. El gobierno anunció tardíamente una revisión. Habría sido mucho mejor nunca haber tomado esa decisión en primer lugar.

Las grandes empresas también se están retirando. Los gigantes farmacéuticos AbbVie y Eli Lilly se han retirado del acuerdo de precios del Reino Unido con el NHS. El brazo farmacéutico de Bayer está reduciendo su presencia en el Reino Unido y recortando puestos de trabajo. Nuestros propios titanes nacionales, GSK y AZ, han optado por construir nuevas fábricas en países más favorables a los negocios.

Mientras tanto, nuestra participación en el mercado global de investigación y desarrollo farmacéutico se está reduciendo. Los académicos del Reino Unido ahora están excluidos del programa de investigación Horizon de la UE, lo que les impide participar en el trabajo europeo pionero sobre las causas de la enfermedad.

La crisis de la lista de espera del NHS ha enmascarado el hecho de que la reforma es muy necesaria, para que el NHS pueda pagar los nuevos medicamentos que mantendrán a los pacientes fuera del hospital y mejorarán drásticamente las tasas de supervivencia. Los pacientes del Reino Unido ya tienen menos acceso a medicamentos innovadores y que salvan vidas que los de otros países, y los resultados lo demuestran.

Lo que realmente se necesita es un cambio de mentalidad. Como muestran las pruebas de BioNTech y Grail, el Reino Unido tiene recursos increíbles y una oportunidad ineludible para establecerse como una superpotencia. Pero si no queremos sacrificar el bienestar de nuestros hijos y nietos, aprovechar esta oportunidad requiere experiencia real, una asociación real y una visión implacable a largo plazo.

Acerca del autor de la publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *