contra¿Cuánto se debe invertir para el clima? Expertos de diversos orígenes han tratado de responder a esta pregunta importante y aparentemente bastante simple. Coinciden en que, tanto pública como privada, se necesita más inversión para reducir las emisiones de carbono. Pero difieren en la magnitud de la cantidad, que oscila entre 20 y 100 mil millones de euros al año. ¿Deberíamos preocuparnos por esta discrepancia?

Lea también la entrevista: Artículo reservado para nuestros suscriptores Jean Pisani-Ferry: «Recomendamos un impuesto excepcional sobre los activos financieros de los más ricos para la transición climática»

La pregunta es importante porque alimenta dos debates. El primero se refiere a la escala del gasto público. Las autoridades estatales y locales tendrán que invertir en infraestructura y edificios públicos, pero también ayudar a los hogares y las empresas a financiar sus propias inversiones. Le second débat est macroéconomique : s’il faut investir davantage, cela implique de produire plus et d’épargner plus tout en consommant moins, ou encore de dépenser à des capitaux étrangers – ce qui va affecter la croissance, l’emploi et le niveau precios.

Cada año, durante casi diez años, el Instituto de Economía del Clima elabora un resumen de las inversiones climáticas en Francia y responde a las necesidades de los años venideros. Estimamos que, para implementar la estrategia nacional baja en carbono del gobierno, Francia necesitará 22 mil millones de euros más cada año en inversiones climáticas en comparación con el nivel alcanzado en 2021.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Transición ecológica: «Los diez años que tenemos por delante van a ser duros», advierte el economista Jean Pisani-Ferry

Otros expertos estiman las necesidades en 30, 50 o 100 mil millones de euros al año. Y el informe presentado por Jean Pisani-Ferry y Selma Mahfouz al Primer Ministro, el lunes 22 de mayo, cifra las necesidades anuales en 65.000 millones de euros. Se podría pensar que lo que distingue a estas cifras es la preferencia de unos expertos por la nuclear, otros por las renovables, o la extensión de los trabajos que consideran necesarios realizar en el edificio, o el número de vehículos eléctricos que estiman necesarios para su competencia. Pero todas estas cifras se basan, más o menos, en los mismos objetivos, los de la actual Estrategia Nacional Baja en Carbono, publicada en 2020 y actualmente en revisión.

Explique las diferencias

Entonces, ¿por qué estas estimaciones son tan diferentes? En primer lugar, porque el nivel de referencia (el nivel inicial para medir las inversiones climáticas “adicionales”) puede diferir. La estimación de I4CE se refiere al nivel conocido más reciente, el año 2021. Creemos que este es el enfoque correcto para abordar la cuestión presupuestaria, cada nuevo presupuesto se elabora a uno de los gastos recientes. Otras estimaciones se basan en niveles futuros más hipotéticos, por ejemplo, un futuro en el que se implementarían todas las políticas climáticas ya adoptadas o, por el contrario, un futuro en el que el país no se preocuparía por reducir sus transmisiones. razón como esta, «todas las cosas son iguales por lo demás», ciertamente se adapta mejor al debate macroeconómico. Pero la elección de la referencia no es insignificante: ¡cuanto más bajo sea el nivel de referencia, mayor será la necesidad de inversiones climáticas adicionales mostradas!

Te queda el 39,05% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

jhenny dandrea
Jenny D'Andrea

Acerca del autor de la publicación